4444

Quistes ováricos durante la menopausia: operación o remedio natural

  • Por
  • El 23/07/2020 a las 19:30
  • 0 comentario

Dado que la edad es un factor de riesgo importante para el cáncer de ovario, la presencia de un quiste ovárico en la menopausia se ha considerado pragmáticamente una indicación clara para la cirugía, ya que se considera que tiene un alta probabilidad para ser un tumor maligno: cualquier tumor en personas mayores de 50 años tuvo que extirparse quirúrgicamente. Sin embargo, desde 1989, los expertos de Dawabio han buscado alternativas naturales para evitar la operación. Aquí está una de esas alternativas:

Remedio natural para tratar quistes ováricos después de la menopausia

Aquí está el mejor remedio natural del mundo para hacer desaparecer  los quistes ováricos  después de la menopausia. Este tratamiento natural está hechoa a base de los mejores remedios herbales para tratar los quistes ováricos. Te curará y evitarás la operación. El té de hierbas está compuesto de varias hierbas que regulan los niveles hormonales y el tamaño de sus quistes. El té de hierbas también expulsará los desechos de su útero. Por lo general, excepto cuando el diagnóstico es demasiado tarde, nuestro tratamiento natural puede curar quistes ováricos sin efectos secundarios y sin cirugía.


Para descubrir el mejor remedio natural para curar quistes ováricos después de la menopausia, haga clic en esta imagen:

Quiste ovarico

 

Le ofrecemos un tratamiento totalmente natural para curar sus quistes ováricos (síndrome de ovario poliquístico). Es uno de los mejores remedios naturales del mundo para eliminar quistes ováricos. También lo ayudará a expulsar los productos de desecho del útero.


Envío rápido y seguro por todas partes en el mundo.
Puede contactarnos por
 tel/whatsapp: +22998782454


Compre ahora

 Leer más

El comportamiento de las lesiones quísticas ováricas en la menopausia comienza a cambiar. En las mujeres mayores de 50 años, hubo una incidencia de quistes ováricos simples del 18%, de los cuales casi el 70% se resuelve espontáneamente, el 7% persiste como una lesión unilocular y el resto cambia en la morfología con el desarrollo de particiones o papilas. En otras palabras, solo el 23% de los quistes ováricos diagnosticados en mujeres posmenopáusicas merecerían confirmación histológica, lo que equivale a 4 de cada 100 pacientes con quistes ováricos. La incidencia de cáncer de ovario en tumores quísticos menores de 10 cm es muy baja.


Según el Grupo Internacional de Análisis de Tumores Ováricos (IOTA), la característica de un tumor ovárico más asociado con una lesión benigna es la apariencia quística unilocular. El quiste simple se define por ultrasonido como una imagen anecoica, con bordes delgados y regulares, con realce acústico posterior, sin tabiques o componente sólido o señal vascular durante la evaluación Doppler. Si se trata de una lesión con un diámetro de menos de 10 cm con estas características, sin particiones ni papilas, el riesgo de malignidad según IOTA es inferior al 1%, lo que permitiría un tratamiento conservador en estos pacientes. .

Entonces, según la evidencia, ¿cuál sería el comportamiento más apropiado para una paciente posmenopáusica con lesión ovárica unilocular? Hay varias cosas que debe considerar al tomar la decisión correcta cuando tiene un quiste simple durante la menopausia. En primer lugar, es importante saber que el riesgo real de que una lesión quística, sin tabique o papila, sea una lesión maligna, esté entre 0.3 y 1%. Existe un consenso para considerar que si una lesión ovárica con estas características mide menos de 5 cm, puede observarse para evitar someter a la paciente a cirugía innecesaria; Algunos estudios aumentan el margen a 7 o 10 cm, como el grupo IOTA. Hagan Guraslan y Keziban Dogan, recientemente publicaron un estudio donde evaluaron 236 quistes que fueron tratados quirúrgicamente y no encontraron lesiones malignas o bajo potencial de malignidad, independientemente de su tamaño. Con estos resultados, parece que más que el tamaño del tumor, su morfología es más importante.

En segundo lugar, es necesario conocer la dinámica de la lesión ovárica. Los quistes funcionales, aunque son más comunes en mujeres en edad fértil, debido a los altos niveles de hormona foliculoestimulante (FSH) en la glándula pituitaria, también se pueden ver en la menopausia en una proporción mucho menor. También son comunes en pacientes tratados con tamoxifeno debido al efecto que tiene en la glándula pituitaria al aumentar esta gonadotropina. La mayoría de estas lesiones quísticas funcionales eventualmente desaparecen o permanecen sin cambios con el tiempo en quistes simples benignos.

A medida que aumenta la resolución de la máquina de ultrasonido, una mejor caracterización morfológica de las lesiones ováricas puede identificar la presencia de tabiques gruesos o áreas sólidas que pueden estar asociadas con lesiones sospechosas de malignidad. La morfología de una lesión en la evaluación de ultrasonido en modo B, con exploración transvaginal, en la mayoría de los casos permite realizar un diagnóstico discriminatorio entre una lesión benigna y una maligna, como lo demuestran las reglas simples establecidas por el IOTA. Las evaluaciones de ultrasonido dúplex y 3D proporcionan información valiosa que confirma los primeros resultados obtenidos con la evaluación en modo B. Combinada con la medición de CA125, es posible determinar mejor si es una lesión maligna benigno o sospechoso.

En pacientes posmenopáusicas con lesiones con características de ultrasonido benignas, los expertos de Dawabio recomiendan una evaluación de ultrasonido anual para quistes de 1 a 7 cm. En lesiones de más de 7 cm, recomiendan la evaluación por resonancia magnética o el examen quirúrgico, mientras que otros autores recomiendan la observación de cualquier lesión quística, independientemente de su tamaño, pero con mayor frecuencia. Si se producen cambios sonomorfológicos o una elevación en el nivel de los marcadores tumorales durante la observación en serie, se recomienda la exploración quirúrgica; Si no se cambia la lesión, no es prudente someter al paciente a una cirugía potencialmente innecesaria, especialmente en un grupo de edad donde las comorbilidades que harían más riesgoso el tratamiento quirúrgico.

 

Conclusión

Se impone un cambio de enfoque: cada tumor ovárico de la menopausia no es una lesión maligna, debe haber criterios clínicos y paraclínicos claros que justifiquen el tratamiento o la observación de una lesión ovárica quística unilocular en esta porción de 'edad. Un quiste ovárico simple en la menopausia no es una emergencia, debe evaluarse escrupulosamente y en serie inicialmente e indicar la resolución quirúrgica si muestra cambios que requieren evaluación histológica. Una decisión médica prudente y sin prisas suele ser una decisión acertada.

Para cualquier duda, estamos a su serviciotel/whatsapp: +22998782454

Leer también Menopausia precoz

 

quistes ovaricos en la menopausia quistes en los ovarios remedio natural libre de los quistes ivaricos plantas medicinales para quistes plantas medicinales para quistes uterinos hierbas medicinales para eliminar quistes ovario remedios caseros para quistes poliquiticcos

Añadir un comentario