El ajo cura el hígado graso

  • Por
  • El 15/09/2020 a las 11:01
  • En Hepatitis
  • 0 comentario

Tres nuevos trucos para pelar ajos a toda velocidad

El ajo se llama antibiótico natural porque tiene fuertes propiedades bactericidas, bacteriostáticas y antifúngicas. Sin embargo, estas no son las únicas propiedades del ajo. La alicina contenida en sus tubérculos también actúa como antioxidante y aumenta la producción de enzimas hepáticas. Sin embargo, si se consume en exceso, puede irritar el hígado. 

En este artículo, veremos cómo el ajo ayuda a curar el hígado graso. Antes que eso, veamos el mejor remedio para tratar el hígado graso. 

Tratamiento natural contra el hígado graso

El tratamiento natural para curar el hígago graso que te ofrecemos es es una infusión . Te ayudará a perder peso y a aliviar el hégado. Por lo tanto, los primeros efectos se sentirán muy rápidamente.  Como resultado, notará que su hígado volverá gradualmente a la normalidad. El uso de plantas naturales da muy a menudo resultados positivos y actúa de forma significativa contra el hígado graso. Este remedio natural es, por tanto, el secreto para curar definitivamente el hígado graso.

El tratamiento le ayudará a eliminar la grasa del hígado y lo limpiará por completo. 

También el tratamiento te ayudará a regularizar el de azúcar en sangre. En breve con el tratamiento, te curarás definitivamente del hígado graso independientemente de la causa de la enfermedad.

Para ver el tratamiento, haz clic en la imagen siguiente: 

Para más informaciones, contacta a nuestros expertos: tel / whatsapp: +229 98 78 24 54. 

Ajo e hígado

Los fitoncidas son sustancias que se encuentran en las plantas que exhiben fuertes propiedades bactericidas, bacteriostáticas y antifúngicas.

Se pueden encontrar en:

  • Ajo,
  • cebollas ,
  • hora
  • Cassis,
  • Enero,
  • sabio,
  • anís,
  • jengibre,
  • zanahoria.
     

El ajo, la cebolla y el puerro, que pertenecen al género Allium , tienen el efecto antibiótico más fuerte . El líder entre ellos es el ajo, que contiene el ingrediente activo allin. Cuando se machaca el ajo, el alin se convierte en alicina. Es la alicina que exhibe propiedades bactericidas y antifúngicas extremadamente fuertes.

Destruye muchos tipos de microorganismos, que incluyen:

  • Aerobacter,
  • Bacilo,
  • Clostridium,
  • Enterobacter,
  • Escherichia,
  • Helicobacter,
  • Klebsiella,
  • Proteo,
  • Pseudomonas
     

La alicina también es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, apoyando el sistema inmunológico y regenerando las células del hígado.

¿Cómo afecta el ajo al hígado?

El alcohol, una dieta rica en grasas y virus destruye los hepatocitos, es decir, las células del hígado. Su regeneración puede estar respaldada por la alicina contenida en el ajo, que tiene un efecto antioxidante. Según estudios en humanos y animales, parece que el estrés oxidativo es el principal contribuyente al daño de los hepatocitos.

El ajo también contiene sulfuros de di y trialio, que son metabolitos de la alicina, que aumentan la producción de enzimas responsables del metabolismo de los fármacos. Además, la s-alil-1-cisteína en el ajo, formada en la ruta de degradación de la alicina, reduce el nivel de colesterol malo producido por el hígado.
 

Hígado y ajo crudo

El vídeo viral de pelar ajos que causa furor en las redes

El ajo se come mejor crudo, ya que pierde algunas de sus propiedades cuando se hierve, se hornea o se hornea. Solo el ajo triturado crudo contiene alicina, junto con otros ingredientes valiosos, como:

  • flavonoides,
  • flavonas,
  • vitaminas A , B y C,
  • selenio,
  • potasio,
  • calcio,
  • fósforo,
  • el hierro,
  • magnesio.
     

¿Se puede consumir ajo para el hígado sin restricciones?

El ajo crudo tiene algunos beneficios para la salud, pero no debe exagerar. La alicina del ajo puede oxidar el hierro del hemo, pero para ello es necesario comer una gran cantidad de ajo, más de 20.000 veces más que la dosis estándar. El ajo también contiene azufre, que puede sobrecargar el hígado, por lo que no debe consumirse en exceso. La dosis recomendada es un diente de ajo al día.

También se puede consumir en complementos alimenticios. La dosis diaria habitual es de 500 mg para un adulto y 350 mg para un niño mayor de un año.

Tenga en cuenta que el ajo no se recomienda para pacientes con inflamación, cirrosis e insuficiencia hepática. El ajo crudo no debe ser consumido por niños menores de un año, mujeres embarazadas y lactantes. Además, puede aumentar el efecto de los anticoagulantes.

Para más informaciones, tel/whatsapp: +229 98 78 24 54. 

 

como tomar el ajo para el higado graso como eliminar la grasa del hígado de forma natural que puedo tomar para desinflamar el hígado como calmar el dolor de hígado graso como consumir el ajo para el higado

Añadir un comentario