plantas naturales para la hepatitis

  • Hepatitis A e ictericia: diferencia y tratamiento natural

    Hepatitis A e Ictericia: diferencia y tratamiento natural.

    También relacionado con el hígado, la ictericia y la hepatitis A a menudo se consideran la misma enfermedad. De hecho, los dos son diferentes, ya sabes. Sin embargo, antes de concluir sobre la diferencia entre ictericia y hepatitis A, parece importante escuchar primero la discusión de los dos.

    TRATAMIENTO NATURAL CONTRA LA HEPATITIS

    El tratamiento natural que ofrecemos para curar la hepatitis A, B, como la hepatitis C, está hecho esencialmente de tés de hierbas naturales. Es uno de los mejores remedios naturales para curar la hepatitis. El remedio natural para la hepatitis está compuesto por plantas que han demostrado funcionar con docenas de casos resueltos.

    Este remedio natural tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que ayudan a curar y prevenir problemas hepáticos. También lucha contra los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado. Ayuda al cuerpo a combatir las infecciones virales y a limpiar el hígado.

    Para comprender mejor su modo de acción, haga clic en la imagen siguiente o contácte nuestros expertos al +229 98 78 24 54.

    Hepatitis

    TEL / WHATSAPP: +229 98782454

    Ictericia

    La enfermedad en el mundo médico, también conocida como ictericia, es una enfermedad cuando la piel, la esclerótica (la parte blanca del ojo) y las membranas mucosas de la nariz y la boca se vuelven amarillas. Esta condición es causada por una acumulación de bilirrubina en la sangre y otros tejidos del cuerpo. Además del color amarillento de ciertas partes del cuerpo, también se pueden observar otros síntomas de esta enfermedad al liberar orina oscura y heces pálidas.

    La bilirrubina es una sustancia que se forma cuando la hemoglobina se descompone debido a la renovación de los glóbulos rojos viejos o dañados. En condiciones normales, la bilirrubina que se ha formado se introducirá en los vasos sanguíneos para entregarla al hígado. En el hígado, la bilirrubina se mezclará con la bilis, luego se transferirá al tracto digestivo a través del conducto biliar, antes de excretarse finalmente fuera del cuerpo con orina y heces.

    Cuando el proceso se interrumpe y la bilirrubina ingresa tarde al hígado o los conductos biliares, esta sustancia se acumula en la sangre y se deposita en la piel, causando ictericia. Esta enfermedad puede ocurrirle a cualquiera, incluidos los bebés. Sin embargo, si ocurre en bebés, esta afección generalmente mejorará en 2 semanas. Debido a que los sistemas en el cuerpo del bebé, incluido el sistema que funciona para eliminar la bilirrubina, no funcionan de manera óptima.

    Hepatitis A

    A diferencia de la ictericia, la hepatitis A es una enfermedad que ataca el hígado debido a la infección con el virus de la hepatitis A (VHA). Los primeros síntomas que ocurren cuando una persona tiene esta afección son fiebre, náuseas, vómitos, diarrea y dolor en las articulaciones y los músculos. Cuando la infección se vuelve progresivamente severa, habrá otros síntomas asociados, como oscurecimiento del color de la orina, heces pálidas, coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos y picazón. Sin embargo, en algunas personas afectadas, estos síntomas no aparecen, por lo que a menudo no ocurren.

    A diferencia de otros tipos de hepatitis, a saber, la hepatitis B y la hepatitis C, la infección con hepatitis A no causa problemas hepáticos a largo plazo (crónicos) y rara vez es mortal. Sin embargo, la hepatitis A todavía puede causar síntomas de daño hepático agudo, que es bastante peligroso y potencialmente mortal.

    Debido a que es causada por un virus, la propagación de esta enfermedad puede ocurrir muy fácilmente. La principal forma de propagar el virus que causa la hepatitis A es consumir alimentos y bebidas contaminados con heces de la hepatitis A. Además, la propagación del virus también puede ocurrir por:

    • Contacto directo con los enfermos.
    • Comparte las jeringas.
    • Tener relaciones sexuales con una persona, especialmente anal.
    • Hombres que tienen sexo con hombres.
    • Trabaje en áreas relacionadas con la suciedad, como las canaletas.
    • Mala sanidad.

    Cosas que distinguen la enfermedad amarilla y la hepatitis A

    Después de haber discutido la ictericia y la hepatitis A una por una, se puede concluir la diferencia entre las dos, a saber:

    • La ictericia es causada por la presencia de grandes cantidades de bilirrubina en la sangre, causando un cambio en el color de los ojos, la piel, las uñas y la orina a amarillo. La hepatitis A es una infección del hígado causada por una infección con el virus de la hepatitis A (VHA).
    • La ictericia es un síntoma y un signo de una determinada enfermedad, mientras que la hepatitis A es una enfermedad.
    • La ictericia es causada por el aumento de los niveles de pigmento de bilirrubina en la sangre y, por lo tanto, afecta los ojos, la piel, etc. La hepatitis A es causada por un ataque del virus de la hepatitis y eventualmente daña el tejido hepático.
    • La ictericia se trata según el porcentaje de la cantidad de bilirrubina afectada. Mientras que el tratamiento para la hepatitis A se centra en neutralizar las infecciones virales.

    Aquí hay una explicación rápida de las diferencias en ictericia y hepatitis A, que deben conocerse.

    HIERBAS PARA LIMPIAR EL HÍGADO

    • Espárragos

    Una de las propiedades beneficiosas de los espárragos es la capacidad de limpiar el hígado de toxinas. Además, gracias a él, aumenta la producción de enzimas necesarias en este órgano.

    El espárrago contiene un poderoso antioxidante llamado glutatión, que mejora el procesamiento del alcohol y los químicos que se encuentran en las drogas.

    Ingredientes: 1/2 litro de agua, 30 g de espárragos.

    Cocina

    Ponga 30 g de espárragos en una cacerola y vierta 1/2 litro de agua. Después de hervir, hierva los espárragos por otros tres minutos. Cuando el caldo esté listo, cuele.

    Tal caldo curativo se puede tomar hasta tres veces al día. Bébalo por primera vez con el estómago vacío por la mañana.

    • Diente de león

    Diente de león

    El diente de león es uno de los limpiadores hepáticos más efectivos. No solo limpia nuestra sangre, sino que también previene la congestión en el hígado.

    Esta planta tiene propiedades antiinflamatorias, laxantes y regenerativas. Gracias a él, se restablece el funcionamiento normal del hígado, como resultado de lo cual se reanuda limpiando eficazmente nuestro cuerpo de toxinas.

    El diente de león también se caracteriza por sus propiedades diuréticas. Esto ayuda a hacer frente a los procesos inflamatorios que dañan el hígado y la retención de líquidos.

    Ingredientes: 2 cucharadas de diente de león (20 g.), 1 taza de agua (250 ml.).

    Cocina

    Vierta 1 taza de agua en la sartén, sin esperar a que hierva, agregue el diente de león. Cocine el caldo durante 5 minutos a fuego lento.

    Filtra la bebida obtenida y tómala hasta 3 veces al día.

    • Remolacha forrajera

    Al igual que otras ensaladas verdes, la acelga es una fuente de antioxidantes y tiene propiedades diuréticas. Todo esto ayuda a limpiar nuestro cuerpo. También contiene una gran cantidad de vitaminas A y C, así como minerales como potasio, calcio, magnesio, hierro y yodo.

    Estos micronutrientes hacen que la acelga sea una forma efectiva de limpiar órganos importantes como el hígado y los riñones.

    Ingredientes: 1/2 litro de agua, 30 g de acelgas.

    Cocina

    Ponga 30 g de acelgas en una sartén y vierta 1/2 litro de agua. Cocine el caldo durante 5 minutos a fuego lento. Recuerde colar la bebida antes de beberla.

    Se recomienda beberlo hasta tres veces al día.

    - - -
    ¿Hemos respondido todas sus preguntas a través de este artículo?


    Déjenos un comentario en respuesta o contáctenos a través de WhatsApp al +229 98 782 454.
    - - -

  • Medicina o tisana ¿qué es mejor para la hepatitis?

    Medicina o té de hierbas ¿Qué es mejor para la hepatitis?

    La hepatitis es un término general que se refiere a una inflamación que ocurre en el hígado. La hepatitis generalmente es causada por una infección viral, aunque también puede ser causada por otras afecciones. Algunas causas de hepatitis además de las infecciones virales son el hábito de beber alcohol, enfermedades autoinmunes, así como sustancias tóxicas o ciertas drogas.

    La hepatitis puede interferir con diversas funciones corporales, especialmente aquellas relacionadas con el metabolismo, ya que el hígado desempeña muchos papeles en el metabolismo del cuerpo, como:

    La hepatitis que ocurre puede ser aguda o crónica. Alguien con hepatitis aguda puede proporcionar una variedad de manifestaciones y curso de la enfermedad. Comenzando con asintomático, asintomático y autocuración, se vuelve crónico y el más peligroso se desarrolla en la insuficiencia hepática. Cuando se convierte en hepatitis crónica, puede causar cirrosis y cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular) durante un período anual. El tratamiento para la hepatitis en sí varía según el tipo de hepatitis que experimente y los síntomas que aparezcan.

    Ofrecemos un tratamiento para todos, independientemente del grado de daño hepático.

    TRATAMIENTO NATURAL CONTRA LA HEPATITIS B, C

    El tratamiento natural que ofrecemos para curar la hepatitis B, como la hepatitis C, está hecho esencialmente de tisanas naturales. Es uno de los mejores remedios naturales para curar la hepatitis. El remedio natural para la hepatitis está compuesto por plantas que han demostrado que funcionan con docenas de casos resueltos.Este remedio natural tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que ayudan a curar y prevenir problemas hepáticos. También lucha contra los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado. Ayuda al cuerpo a combatir las infecciones virales y a limpiar el hígado.

    Para comprender mejor su modo de acción, haga clic en la imagen siguiente o contáctenos al +229 98 782 454.

    Hepatitis

    TEL / WHATSAPP: 0022998782454

    LEA TAMBIÉN: Beneficios del cardo mariano en personas con hepatitis

    Además de ser causada por un virus, la hepatitis también puede ocurrir debido al daño hepático causado por compuestos químicos, especialmente el alcohol. El consumo excesivo de alcohol dañará permanentemente las células del hígado y puede progresar a insuficiencia hepática o cirrosis. El uso de sobredosis o la exposición a venenos también pueden causar hepatitis.

    En algunos casos, la hepatitis ocurre debido a condiciones autoinmunes en el cuerpo. En la hepatitis causada por la autoinmunidad, el sistema inmunitario del cuerpo ataca y daña las propias células y tejidos del cuerpo, en este caso las células del hígado, causando inflamación. La inflamación que ocurre puede variar de leve a severa. La hepatitis autoinmune es más común en mujeres que en hombres.

    Factores de riesgo de hepatitis

    Los factores de riesgo que pueden aumentar la susceptibilidad de una persona a la hepatitis dependen de la causa de la hepatitis misma. La hepatitis, que puede transmitirse a través de alimentos o bebidas, como la hepatitis A y la hepatitis E, tiene más riesgo para los trabajadores de tratamiento de agua y aguas residuales. Mientras que la hepatitis no infecciosa es más riesgosa para una persona adicta al alcohol.

    Diagnóstico de hepatitis

    El primer paso para diagnosticar la hepatitis es solicitar un historial de síntomas y buscar factores de riesgo en la víctima. Luego, realice un examen físico para encontrar signos físicos o anormalidades que aparecen en los pacientes, como presionar el estómago para buscar un hígado agrandado como un signo de hepatitis, y examinar la piel y los ojos en busca de El color cambia a amarillo.

    Después de eso, se les pedirá a los pacientes que se sometan a varios exámenes adicionales, como:

    • Pruebas de función hepática. Esta prueba se realiza tomando una muestra de sangre del paciente para verificar el rendimiento del hígado. En las pruebas de función hepática, se medirá el contenido de enzimas hepáticas en la sangre, a saber, las enzimas aspartato aminotransferasa y alanina aminotransferasa (AST / SGOT y ALT / SGPT). En condiciones normales, estas dos enzimas se encuentran en el hígado. Si el hígado está dañado por la inflamación, ambas enzimas se propagarán a través de la sangre para que los niveles aumenten. Sin embargo, tenga en cuenta que las pruebas de función hepática no son específicas para determinar la causa de la hepatitis.

    • Prueba de anticuerpos del virus de la hepatitis. Esta prueba se usa para determinar la presencia de anticuerpos específicos para los virus HAV, HBV y HCV. Cuando alguien tiene hepatitis aguda, el cuerpo forma anticuerpos específicos para destruir el virus que ataca al cuerpo. Los anticuerpos pueden formarse varias semanas después de que una persona se infecta con el virus de la hepatitis. Los anticuerpos que se pueden detectar en pacientes con hepatitis aguda incluyen:


    1. Anticuerpos contra la hepatitis A (anti-VHA).
    2. Anticuerpos contra el material básico del virus de la hepatitis B (anti HBc).
    3. Anticuerpos contra el material de la superficie del virus de la hepatitis B (anti HBs).
    4. Anticuerpos contra el material genético del virus de la hepatitis B (anti HBe).
    5. Anticuerpos contra el virus de la hepatitis C (anti VHC).

    • Pruebas de proteínas y material genético viral. En pacientes con hepatitis crónica, los anticuerpos y el sistema inmunitario del cuerpo no pueden destruir el virus, por lo que el virus continúa creciendo y escapando de las células del hígado a la sangre. La presencia de virus en la sangre se puede detectar probando antígenos específicos y material genético viral, que incluyen:


    1. Antígeno material de superficie del virus de la hepatitis B (HBsAg).
    2. Antígeno material genético del virus de la hepatitis B (HBeAg).
    3. ADN del virus de la hepatitis B (ADN del VHB).
    4. ARN del virus de la hepatitis C (ARN del VHC).

    • Ultrasonido del estómago. Usando ondas de sonido, la ecografía abdominal puede detectar anormalidades en el hígado y los órganos circundantes, como daño hepático, agrandamiento del hígado y tumores hepáticos. Además, un ultrasonido del estómago también se puede detectar por la presencia de líquido en la cavidad abdominal y anormalidades en la vesícula biliar.
    • Biopsia hepatica. En este método, se tomará una muestra de tejido hepático y luego se observará con un microscopio. A través de una biopsia hepática, el médico puede determinar la causa del daño que ocurre en el hígado.

    Tratamiento medico de hepatitis

    El tratamiento dado a las personas con hepatitis depende de la causa. Es necesario controlar la condición física del paciente durante el período de curación de la hepatitis para que el proceso de recuperación se desarrolle sin problemas. Se debe evitar la actividad física fatigante durante el período de curación hasta que desaparezcan los síntomas.

    El tratamiento médico para la hepatitis aguda A, B y E generalmente se enfoca en aliviar los síntomas que ocurren, como náuseas, vómitos y dolor abdominal. Tenga en cuenta que en caso de hepatitis aguda, la administración de medicamentos debe considerarse cuidadosamente ya que la función hepática del paciente está alterada. Los pacientes con hepatitis aguda deben mantener su ingesta de líquidos corporales, ya sea bebiendo agua o administrando líquidos por infusión, para evitar la deshidratación debido a los vómitos frecuentes. En particular para la hepatitis C aguda, se administrarán medicamentos basados ​​en interferón.

    El tratamiento para la hepatitis crónica tiene como objetivo inhibir la proliferación del virus, así como prevenir otros daños hepáticos y progresar a cirrosis, cáncer de hígado o insuficiencia hepática. A diferencia de la hepatitis B crónica, el tratamiento para la hepatitis C crónica también tiene como objetivo destruir el virus en el cuerpo. El tratamiento para la hepatitis crónica implica medicamentos antivirales como ribavirina, simeprevir, lamivudina y entecavir, así como inyecciones de interferón. Los pacientes con hepatitis crónica deben dejar de beber alcohol y fumar para evitar mayores daños al hígado.

    La infección por hepatitis D puede ocurrir simultáneamente o después de la infección por hepatitis B. El tratamiento de la infección por hepatitis D no se ha estudiado más a fondo.

    Tratamiento médico

    El tratamiento de la hepatitis autoinmune generalmente involucra medicamentos inmunosupresores, especialmente corticosteroides como la prednisona y la budesonida. Además, los pacientes con hepatitis autoinmune también pueden recibir azatioprina, micofenolato, tacrolimus y ciclosporina.

    Complicaciones de la hepatitis

    Los pacientes con hepatitis aguda pueden tener hepatitis fulminante que conduce a insuficiencia hepática debido a una inflamación severa del hígado. Los síntomas de las personas con hepatitis fulminante incluyen habla caótica y disminución de la conciencia al coma. Los pacientes también pueden experimentar hematomas y hemorragias debido a la falta de proteínas del factor de coagulación sanguínea producidas por el hígado. Las personas con hepatitis fulminante pueden morir en semanas si no se tratan de inmediato.

    Además de la hepatitis fulminante, las personas con hepatitis B y C también pueden sufrir hepatitis crónica. La hepatitis crónica es la hepatitis que ocurre en una persona por más de 6 meses. En la hepatitis crónica, el virus se multiplicará en las células del hígado y el sistema inmunitario no puede destruirlo. Los virus que se multiplican crónicamente en el hígado de la víctima causan inflamación crónica y pueden causar cirrosis, cáncer de hígado o insuficiencia hepática.

    Para evitar la hepatitis, una persona debe adoptar un estilo de vida limpio y saludable. Por ejemplo con:

    • Mantenga limpias las fuentes de agua para no contaminarse con el virus de la hepatitis.
    • Lave la comida que se comerá, especialmente mariscos y ostras, verduras y frutas.
    • No comparta con un cepillo de dientes, maquinilla de afeitar o jeringa con otras personas.
    • No toque las salpicaduras de sangre sin guantes protectores.
    • Tener relaciones sexuales seguras, como usar un condón o no cambiar de pareja.
    • Reduce tu consumo de alcohol.

    7 alimentos que apoyan la función hepática

    • Pescado aceitoso

    Las grasas que se encuentran en el pescado graso son beneficiosas para el hígado. De hecho, la investigación ha demostrado que ayudan a prevenir la acumulación de grasa, mantener niveles normales de enzimas, combatir la inflamación y aumentar la resistencia a la insulina. El pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3, que son grasas buenas que ayudan a reducir la inflamación.

    El consumo de pescado graso y suplementos de aceite de pescado puede ayudar a reducir los efectos de enfermedades como la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Este estudio recomienda comer pescado graso dos o más veces por semana.

    • Aceite de oliva

    Agregar aceite de oliva a los alimentos puede ayudar a reducir el estrés oxidativo y mejorar la función hepática. Esto se debe al alto contenido de ácidos grasos insaturados en el aceite. Un pequeño estudio de 11 personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico descubrió que consumir una cucharadita (6,5 ml) de aceite de oliva por día aumentaba las enzimas hepáticas y los niveles saludables de grasa. También aumenta los niveles de proteína asociados con efectos metabólicos positivos. La acumulación de grasa en el hígado es parte de la primera etapa de la enfermedad hepática. Por lo tanto, los efectos positivos del aceite de oliva en la grasa del hígado, así como otros aspectos de la salud, lo convierten en una parte valiosa de un estilo de vida saludable.

    • cacahuetes

    Un estudio observacional de seis meses de duración de 106 personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico descubrió que comer maní estaba asociado con niveles elevados de enzimas hepáticas, que generalmente contienen ácidos grasos insaturados, vitamina E y antioxidantes. . Este compuesto puede ayudar a prevenir la enfermedad del hígado graso no alcohólico, así como a reducir la inflamación y el estrés oxidativo. Comer un puñado de nueces, como nueces o almendras todos los días, puede ayudar a mantener un corazón saludable. Pero es importante no comer en exceso, ya que el maní tiene muchas calorías.

    • Uvas

    Las uvas, especialmente las uvas rojas y moradas, contienen una variedad de compuestos vegetales beneficiosos. El más famoso es el resveratrol, que tiene una serie de beneficios para la salud. Los estudios han demostrado que las uvas pueden tener una variedad de beneficios, incluida la reducción de la inflamación, la prevención del daño y el aumento de los niveles de antioxidantes. Un pequeño estudio en humanos con enfermedad del hígado graso no alcohólico ha demostrado que la suplementación con extracto de semilla de uva durante tres meses mejora la función hepática.

    • Bayas.

    Muchas bayas negras, como los arándanos, las frambuesas y los arándanos, contienen antioxidantes llamados polifenoles, que pueden ayudar a proteger el hígado del daño. El consumo regular de bayas también puede ayudar a estimular el sistema inmunológico: los arándanos y los arándanos contienen antocianinas, antioxidantes que les dan a las bayas un color distintivo. También están vinculados a muchos beneficios para la salud. Comer estas frutas durante 3-4 semanas protege al hígado del daño. Además, los arándanos ayudan a mejorar las respuestas de las células inmunes y las enzimas antioxidantes.

    • Pomelo

    La toronja contiene antioxidantes que protegen naturalmente el hígado. Los dos antioxidantes principales que se encuentran en la toronja son naringenina y naringina. Se sabe que el efecto protector de la toronja se produce de dos maneras, es decir, reduciendo la inflamación y protegiendo las células.La investigación también muestra que estos antioxidantes pueden reducir el desarrollo de la fibrosis hepática, una condición peligrosa donde el tejido El exceso de tejido conectivo se acumula en el hígado.

    • Harina de avena

    La avena tiene una alta nutrición.

    Comer avena es una manera fácil de agregar fibra a los alimentos. La fibra es una herramienta importante para la digestión y las fibras específicas del trigo son muy útiles para el hígado. La avena y la avena son ricas en compuestos llamados beta-glucanos.

    En caso de hepatitis, elija siempre la fitoterapia.

    ¿Hemos respondido todas sus preguntas a través de este artículo?


    Déjanos un comentario como respuesta o contáctanos a través de WhatsApp al +229 98782454

  • El diente de león hepatitis y fibroma: ¿qué relación?

    El diente de león hepatitis y fibroma: ¿qué relación?

    Fibroma uterino: definición

    Los fibromas uterinos son los tumores pélvicos más comunes, que ocurren en aproximadamente el 70% de las mujeres. Sin embargo, la mayoría de los fibromas son pequeños y asintomáticos. Alrededor del 25% de las mujeres blancas y el 50% de las mujeres negras tienen fibromas sintomáticos. Los factores de riesgo para los fibromas son negros y un alto índice de masa corporal. Los posibles factores de protección son el nacimiento y el tabaquismo.

    Hepatitis: definición


    La hepatitis es una enfermedad inflamatoria del hígado. Esto puede ser viral, autoinmune o causado por la alta concentración de toxinas en el cuerpo. Si bien la hepatitis autoinmune ocurre debido a trastornos del sistema inmunitario y anticuerpos generados que afectan las células del hígado, las formas virales pueden transmitirse y las formas tóxicas pueden producirse mediante el uso de drogas, alcohol u otras sustancias nocivas.

    Las formas virales son hepatitis A, B, C, D y E. Recientemente, se han descubierto otras dos formas, F y G, pero su propagación es mínima. Entre estos, las hepatitis A y E son generalmente agudas, mientras que las otras formas son crónicas y se manifiestan a largo plazo.

    Tratamiento natural para hepatitis B y C

    El tratamiento natural que ofrecemos para curar la hepatitis B, como la hepatitis C, está hecho esencialmente de tisanas naturales. Es uno de los mejores remedios naturales para curar la hepatitis. El remedio natural para la hepatitis está compuesto por plantas que se ha demostrado que funcionan con docenas de casos resueltos.Este remedio natural tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que ayudan a curar y prevenir problemas hepáticos. También lucha contra los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado. Ayuda al cuerpo a combatir las infecciones virales y a limpiar el hígado.

    Para leer más sobre el tratamiento o comprarlo, haga clic en la imagen siguiente o llámenos al +229 98 78 24 54 ( disponible en  WhatsApp).

    Hepatitis

    Tel / whatsapp: 00 229 98 78 24 54

    TRATAMIENTO NATURAL PARA CURAR FIBROMAS

    Es posible curar los fibromas uterinos con un remedio natural hecho completamente de plantas.

    El tratamiento natural que ofrecemos para curar permanentemente los fibromas uterinos consiste en tés de hierbas hechos de plantas. Este remedio ha demostrado su efectividad con docenas de casos resueltos. Está especialmente diseñado para pacientes que no desean someterse a una cirugía. Es uno de los mejores remedios naturales para curar los fibromas.

    Una de las ventajas que le ofrecemos es que los resultados de nuestro tratamiento son duraderos. Confía en nosotros ! Este remedio es el secreto para curar naturalmente los fibromas con las plantas. Haga clic en la imagen siguiente para descubrir el producto. 

    fibromas uterinas

    Teléfono / whatsapp / +229 98 78 24 54. 

    Diente de león, fibroma y hepatitis
    Muchos herbolarios creen que un mal funcionamiento del hígado que conduce a la eliminación deficiente del exceso de hormonas contribuye a tener fibromas. El diente de león ayuda a desintoxicar el hígado y a compensar el exceso de estrógeno en su cuerpo.

    • Hervir tres cucharadas de raíz de diente de león en 3 a 4 tazas de agua.
    • Cocine a fuego lento durante 15 minutos.
    • Apaga el fuego y déjalo reposar durante 15 minutos.

    Bebe este té tres veces al día durante al menos tres meses.

    Los beneficios para la salud del diente de león


    Todo lo que necesitas saber sobre el diente de león: cómo cocinarlo, cómo conservarlo ...

    • El té de diente de león mejora la salud ósea

    A medida que envejece, sus huesos comienzan a perder densidad, lo que también debilita sus articulaciones. La osteoporosis le impide realizar actividades físicas normales y ajusta su calidad de vida. El té de diente de león contiene muchos minerales (hierro, zinc, magnesio y calcio). Los nutricionistas han revelado que cuando se consumen regularmente, estos minerales ayudan a prevenir la osteoporosis.

    • El té de diente de león apoya el buen funcionamiento del hígado.

    Se debe ayudar al hígado a eliminar las toxinas, por lo que es menos probable que su cuerpo sea víctima de enfermedades crónicas. El diente de león es un diurético natural, que podría convertirse en una opción segura a este respecto. Beber té de diente de león estimula la eliminación de toxinas, productos químicos, exceso de sales y grasas del cuerpo.

    • El té de diente de león ayuda a perder peso

    Los estudios han demostrado que el té de diente de león puede ayudar a perder peso. Contiene sustancias que suprimen las enzimas que producen depósitos grasos. Este proceso impide el mantenimiento de la grasa en el cuerpo y acelera el metabolismo. El consumo regular de té de diente de león también trata la hinchazón y elimina el exceso de agua del cuerpo.

    • El té de diente de león previene enfermedades crónicas

    Debido a su alto contenido de antioxidantes, la caspa puede disminuir el efecto negativo de los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres son el factor principal que contribuye a la creación de estrés oxidativo que, a su vez, genera muchas enfermedades crónicas. Además, puede prevenir los riesgos asociados con la diabetes o incluso su aparición. También es beneficioso controlar la diabetes gestacional en mujeres embarazadas.

    • El té de diente de león mejora la circulación sanguínea

    Una deficiencia de hierro puede conducir a una anemia que causa debilidad, fatiga y, en casos graves, crea problemas cognitivos. Además, el hierro es necesario para producir glóbulos rojos. El té de diente de león puede ayudar al mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo.

    ¿El equipo de PLANTASAFRICANAS ha respondido todas sus preguntas a través de este artículo?


    Déjanos un comentario en respuesta o contáctanos a través de WhatsApp al +229 98 782 454.