hepatitis plantas medicinales

  • Hepatitis B y C: síntomas y remedio natural.

    Hepatitis B y C: síntomas y remedio natural.

    La hepatitis es la degeneración del hígado causada por factores como las infecciones virales (tipo A, B y C), el consumo excesivo de alcohol y el uso continuo de medicamentos que contienen sustancias tóxicas para el cuerpo. Mientras que los virus atacan el hígado cuando parasita sus células, la cirrosis alcohólica es causada por el consumo frecuente de bebidas alcohólicas: una vez en el cuerpo, el alcohol se transforma en ácidos que son perjudiciales para las células del hígado, causando hepatitis.


    Tipos de hepatitis


    Hay seis formas principales de esta enfermedad:

    • Hepatitis A
    • Hepatitis B
    • Hepatitis C
    • Hepatitis alcohólica
    • Hepatitis medicada
    • Hepatitis autoinmune.

    Tratamiento natural para hepatitis B y C

    El tratamiento natural que ofrecemos para curar la hepatitis B, como la hepatitis C, está hecho esencialmente de plantas naturales. Destruye los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado.

    Este remedio natural tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que ayudan a curar y prevenir problemas hepáticos. También lucha contra los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado. Ayuda al cuerpo a combatir las infecciones virales y a limpiar el hígado.

    Nuestro tratamiento natural es diferente, es 100% herbal y ataca al virus directamente. Al final del tratamiento, el virus habrá desaparecido definitivamente y usted estará completamente curado. Confía en nosotros ! Este remedio natural es el secreto para curar la hepatitis B y C por las plantas.

    Para leer más sobre el tratamiento o comprarlo, haga clic en la imagen siguiente o llámenos al +229 98 78 24 54 ( disponible en whatsapp). 

    Hepatitis

    Tel / whatsapp: +229 98 78 24 54

    Factores de riesgo de hepatitis


    Los factores de riesgo de tener hepatitis están relacionados con los agentes que causan la hepatitis. Podemos destacar como factores de riesgo:

    • Consumo de alimentos y agua contaminados.
    • Sexo sin protección
    • Compartir agujas para el uso de drogas inyectables
    • Uso de equipo quirúrgico contaminado, no desechable.
    • Compartir navajas
    • Cepillo de dientes para compartir
    • Abuso de alcohol y medicamentos.
    • Ninguna vacuna


    ¿Qué es la hepatitis B?


    La hepatitis B es una enfermedad causada por virus que hace que el hígado se inflame. Causada por el virus B (VHB), la hepatitis tipo B es una enfermedad infecciosa, también llamada suero homólogo. Debido a que el VHB se encuentra en la sangre, el esperma y la leche materna, la hepatitis B se considera una infección de transmisión sexual.

    Síntomas de la hepatitis B


    Por lo general, no muestra signos, pero los síntomas más comunes de la hepatitis B son: dolor abdominal, orina oscura, heces claras, cansancio, mareos, náuseas, fiebre, piel y ojos amarillos. Pueden aparecer hasta seis meses después de la infección.

    ¿Qué es la hepatitis C?

    La hepatitis C es una enfermedad infecciosa que daña gravemente el hígado y puede provocar cirrosis hepática, insuficiencia hepática y cáncer. Es una de las formas más comunes y graves de hepatitis viral. A menudo, las personas ni siquiera se dan cuenta de que están infectadas con este virus, ya que el daño hepático puede desarrollarse durante varios años. En la mayoría de los casos de hepatitis C, la enfermedad se desarrolla en forma crónica.

    Síntomas de la hepatitis C


    A menudo, los signos de hepatitis C pueden no aparecer al comienzo de la infección y la mayoría de las personas solo descubren que tienen la enfermedad cuando se les realiza una prueba de detección de estos virus en la sangre o después de varios años con la aparición de complicaciones. esta infección Cuando aparecen, los síntomas de estas hepatitis son muy similares a los de la hepatitis A.


    ¿Cómo cuidar el hígado?


    Lo que más importa es una dieta sana y equilibrada en la que limite la ingesta de carbohidratos y grasas saturadas. El menú debe incluir más verduras y frutas, especialmente aquellas ricas en antioxidantes. Debe comer en horarios fijos para regular el trabajo del hígado y todo el sistema digestivo; limite el consumo de alcohol tanto como sea posible.

    Si tiene problemas para cumplir con estas disposiciones, puede intentar ayudar al hígado utilizando preparaciones a base de hierbas. Para esto, las infusiones a base de menta, hinojo y ortiga, conocidas por sus propiedades beneficiosas, funcionarán. El cardo mariano es conocido por su efectividad. También puede apoyar la regeneración del hígado con preparaciones que contienen fosfolípidos de soja; Protegen y regeneran las células del hígado. Finalmente, no descuides el deporte.

    Para más informaciones, tel / whatsapp: 00 229 98 78 24 54

  • Hepatitis: las mejores plantas para la protección del hígado.

    Hepatitis: las mejores plantas para la protección del hígado.

    El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo que realiza diversas funciones. El hígado es responsable de purificar la sangre, filtrarla a aproximadamente un litro por minuto y, por lo tanto, eliminar las sustancias tóxicas que tienden a acumularse con el tiempo. El hígado también participa en la actividad hormonal del cuerpo y lo purifica de diversos microorganismos, alérgenos y productos químicos contenidos, por ejemplo, en productos farmacéuticos. Además, es responsable, junto con el hígado de la vesícula biliar, de la digestión de grasas y proteínas y del "almacenamiento" adecuado de nutrientes.

    Se estima que alrededor del 10% de la población mundial sufre enfermedades hepáticas: fibrosis, cirrosis, hepatitis o cáncer.

    La hepatitis es una inflamación causada con mayor frecuencia por la presencia de virus en el cuerpo, una dieta deficiente o un consumo excesivo de alcohol. La hepatitis puede ocurrir en forma crónica o aguda. Los primeros síntomas de la enfermedad son indigestión, cambios en el color de la orina y la esclera amarilla.

    Afortunadamente, existen métodos alternativos a los medicamentos utilizados para curar enfermedades de la fe y permitir su regeneración incluso después de una operación. Estas son hierbas que pueden limpiar el hígado y mantener una función normal.

    Compartimos contigo algunas de estas plantas.

    Lea también: Hepatitis: mejores plantas para limpiar el hígado

    Tratamiento natural para hepatitis B y C

    El tratamiento natural que ofrecemos para curar la hepatitis B, como la hepatitis C, está hecho esencialmente de plantas naturales. Destruye los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado.

    Este remedio natural tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que ayudan a curar y prevenir problemas hepáticos. También lucha contra los virus responsables de la hepatitis y proporciona los antioxidantes que ayudan a mantener la salud general del hígado. Ayuda al cuerpo a combatir las infecciones virales y a limpiar el hígado.

    Nuestro tratamiento natural es diferente, es 100% herbal y ataca al virus directamente. Al final del tratamiento, el virus habrá desaparecido definitivamente y usted estará completamente curado. Confía en nosotros ! Este remedio natural es el secreto para curar la hepatitis B y C por las plantas.

    Para leer más sobre el tratamiento o comprarlo, haga clic en la imagen siguiente o llámenos al +229 98 78 24 54 ( disponible en whatsapp)

    Hepatitis

    Tel / whatsapp: +229 98 78 24 54 

    Otras plantas para tratar la hepatitis.
     
    1. Cardo mariano (cardo) y hepatitis

    En muchas culturas, esta planta es conocida como "la guardiana y protectora del hígado". De hecho, el cardo (o cardo mariano) es uno de los mejores remedios naturales para la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades hepáticas. Ayuda a limpiar el hígado y la vesícula biliar y también tiene propiedades antiinflamatorias que serán útiles en el tratamiento de estos órganos.

    El consumo regular promueve la eliminación de toxinas y toxinas del cuerpo, creando una "barrera protectora" que impide la acción de los radicales libres, el alcohol, las bacterias fúngicas y otros oligoelementos dañinos.

    Además, el cardo protege contra la diabetes, aumenta el colesterol en la sangre y es una excelente medida preventiva contra las enfermedades del sistema circulatorio. Al mismo tiempo, es importante respetar esta medida: la dosis no debe exceder los 250 mg por día, e independientemente de cómo consuma esta hierba (ya sea por infusión o simplemente agregada a las ensaladas).

    2. Alcachofa y enfermedad hepática

    El jugo de alcachofa amarga contiene ingredientes activos que no solo regeneran las células hepáticas dañadas, sino que también ayudan a la digestión y la limpieza del cuerpo.

    Las alcachofas a menudo se usan para combatir la urticaria, las reacciones alérgicas y regular el pH de la sangre. Este producto natural previene el aumento de hepatitis, insuficiencia renal y exceso de colesterol en la sangre. Debido a sus propiedades, las alcachofas regulan la formación de bilis en la vesícula biliar y limpian este órgano, evitando la formación de cálculos.

    Puede usar alcachofas de diferentes maneras: infusión, ensalada o cóctel de verduras.

    3. Desintoxicación de raíz de diente de león y hígado

    Muchos creen que el diente de león es solo una hierba, pero sus raíces contienen una droga increíblemente poderosa que estimula el proceso de desintoxicación del cuerpo.

    Se recomienda su uso para prevenir la retención de líquidos y la inflamación del tejido hepático. La raíz de diente de león aumenta la producción de bilis y ayuda a eliminar toxinas, lo que promueve la digestión.

    Además, esta planta proporciona al cuerpo cantidades significativas de vitaminas A, C y D y minerales como calcio y hierro. Simplemente se infunde en agua y bebidas como el té, 2 veces al día.

    4. Las hojas de menta facilitan el flujo de bilis

    La menta es una planta medicinal que ayuda en el flujo normal de la bilis.

    Sus aceites esenciales aseguran la digestión de las grasas y la absorción de nutrientes. Las vitaminas y minerales ayudan a prevenir sustancias nocivas y a prevenir el daño hepático. Tome la menta como infusión, limonada o cóctel.

    5. Cúrcuma para la eliminación de toxinas.

    La cúrcuma también se conoce como un tipo de especia, es uno de los mejores productos para eliminar toxinas del cuerpo (tienden a acumularse en la sangre y el hígado). El principio activo, llamado curcumina, tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes. Restaura la salud del hígado y garantiza el buen funcionamiento de sus funciones. Los antioxidantes están involucrados en el proceso de filtración de la sangre y ayudan a prevenir elementos nocivos.

    Por lo tanto, la cúrcuma es muy útil para los trastornos del sistema circulatorio, así como para dañar la flora bacteriana del cuerpo. Se ha demostrado que el uso regular de la cúrcuma ayuda a limpiar el hígado y a retrasar el crecimiento celular anormal. No dude en agregarlo a batidos, sopas, ensaladas y muchas otras recetas.

    6. La celidonia mayor y la buena salud del hígado.

    La celidonia mayor es una hierba muy poderosa que se utiliza para limpiar el hígado y la vesícula biliar. Contiene sustancias activas que evitan la acumulación de moléculas y toxinas dañinas. Esta planta estimula la formación de bilis y promueve la actividad de las enzimas pancreáticas.

    Use té de celidonia hasta tres cucharadas (30 g) por día.

    Es muy importante tener una dieta equilibrada, un bajo contenido de grasa, porque los buenos hábitos y un estilo de vida saludable son cruciales para la salud de este importante órgano.

    - - -
    ¿Has respondido todas tus preguntas a través de este artículo?


    Déjenos un comentario en respuesta o contáctenos a través de WhatsApp al +229 98 782 454.
    - - -